14.ABR.19 | Posta Porteña 2009

Documentos entregados por EE.UU. a Argentina revelan datos sobre el Plan Cóndor

Por varios/posta

 

40.000 documentos secretos sobre la dictadura

 

La entrega se produjo frente a familiares de víctimas de la dictadura argentina y diplomáticos de ambos países.

12.04.2019 EFE - Montevideo Portal

El Gobierno estadounidense entregó este viernes al ministro argentino de Justicia, Germán Garavano, 40.000 documentos desclasificados sobre la "guerra sucia" de la última dictadura argentina (1976-1983), lo que podría esclarecer hasta qué punto EE.UU. conocía y aprobaba los abusos que se cometieron.

El bibliotecario, David S. Ferriero, máxima autoridad en la conservación de archivos históricos en EE.UU., entregó a Garavano seis discos compactos con 40.000 páginas de documentos desclasificados, de los que el 97 % son públicos en su totalidad, un porcentaje muy alto en estos casos.

"En nombre del presidente de EE.UU. le entrego estos archivos con la esperanza de que puedan ayudar a sanar a su país", dijo Ferreiro a Garavano mientras le entregaba una caja gris con los discos.

La entrega se produjo frente a familiares de víctimas de la dictadura argentina y diplomáticos estadounidenses y argentinos durante una ceremonia en una pequeña sala del edificio de los Archivos Nacionales, en Washington, la agencia del Gobierno encargada de custodiar documentos históricos.

En la ceremonia, Ferriero leyó una carta del presidente estadounidense, Donald Trump, dirigida a su homólogo argentino, Mauricio Macri, en la que le aseguraba que esta es "la desclasificación más grande de documentos que EE.UU. entrega a un Gobierno extranjero".

En respuesta a este reconocimiento, Garavano expresó su deseo de que la desclasificación ayude a "curar heridas" y "traer una justicia fuerte y verdad" a Argentina, donde 200 personas ya han sido enjuiciadas y condenadas desde 2006 por su implicación en los abusos de la "guerra sucia".

"Este es un hecho histórico, la información va a permitir que los procesos judiciales sigan avanzando y, tal vez, nos permitirán conocer el lado oscuro de un periodo tan oscuro como el que vivimos en nuestro país", aseveró Garavano

Esta es la última entrega de un proyecto de desclasificación que comenzó en 2016 por orden del entonces presidente Barack Obama (2009-2017) quien, durante una visita a Buenos Aires, prometió que su país asumiría la responsabilidad de "afrontar el pasado con honestidad y transparencia".

Los nuevos documentos arrojan luz sobre el llamado "Plan Cóndor", un operativo supuestamente coordinado por EE.UU. para perseguir a los opositores de las seis dictaduras del Cono Sur de América (Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay), entre 1970 y 1980.

En concreto, los documentos revelan que los jefes de la policía secreta de esos seis países se reunieron en mayo de 1976 en Santiago de Chile para crear una "nueva unidad", que bautizaron como "Teseo", y cuyo objetivo era exterminar a los izquierdistas que se encontraban en Europa y otros países de Latinoamérica.

Además, los nuevos documentos ofrecen detalles sobre la desaparición de Héctor Hidalgo Solá, el embajador de Argentina para Venezuela que fue secuestrado por agentes de la Secretaría de Inteligencia del Estado (SIDE), según explicó a la prensa Carlos Osorio, de la ONG investigadora Archivo Nacional de Seguridad.

"Lo que sucedió -explicó Osorio- es que un escuadrón de la muerte de la inteligencia de la Presidencia, del SIDE, lo secuestró para sacarle dinero a la familia y, cuando empezó la investigación interna dentro del Gobierno, los autores se pusieron nerviosos y lo mataron para encubrir el crimen" La nieta de Hidalgo Solá acudió al acto y, por primera vez, pudo saber lo que le había ocurrido a su abuelo.

Las actas desclasificadas desde 2016 provienen de las bibliotecas de cuatro presidentes: Gerald Ford (1974-1977); Jimmy Carter (1977-1981); Ronald Reagan (1981-1989), y George H. W. Bush (1989-1993). Además, incluye documentos internos de 15 agencias y departamentos del Gobierno, además de cables militares y de inteligencia.

Hasta ahora, los archivos desclasificados han revelado cómo Henry Kissinger, secretario de Estado de EE.UU. entre 1973 y 1977, actuó en varias ocasiones a espaldas de Carter y alentó a aniquilar al "terrorismo" y el comunismo a la junta militar dirigida por el dictador Jorge Rafael Videla (1976-1979). Ese comportamiento de Kissinger enfureció a la Administración de Carter, que ejerció una presión moderada sobre el régimen de Videla para que liberara a algunos presos.

En Argentina, unas 30.000 personas desaparecieron durante la "guerra sucia" librada por el régimen militar contra organizaciones armadas opositoras, partidos y sindicatos de izquierda, según estimaciones de organismos de derechos humanos.

 

PLAN CÓNDOR : “LA SELECCIÓN DE BLANCOS SERÁ POR VOTACIÓN”

 

Un documento de la CIA desclasificado por Washington revela que Buenos Aires fue sede de la coordinación represiva entre las dictaduras del Cono Sur. La Operación Teseo tenía hasta horarios reglamentados y un sistema para escoger quién terminaría secuestrado o muerto.

Sergio Kiernan - pagina 12 abril 14, 2019

En el peor momento de las dictaduras latinoamericanas, existía un pequeño espacio donde se votaba. Los delegados de Argentina, Uruguay, Chile, Paraguay y Bolivia a la sede central del Plan Cóndor debatían y elegían por mayoría simple a sus víctimas. Cada delegado presentaba una “propuesta operativa” y la discusión sobre oportunidad, costo político y material terminaba en una votación. Si había desacuerdo, se hacía un acta con copias para cada país participante. Si se aprobaba una “operación” se ponía en marcha una maquinaria burocrática que incluía pasajes y viáticos de hasta 3500 dólares por día para los grupos de tarea de hasta cinco agentes.

Los documentos secretos desclasificados por Estados Unidos y recibidos por el ministro de Justicia Germán Garabano este viernes incluyen un Reporte de Información de Inteligencia de la CIA fechado el 16 de agosto de 1977, que describe en detalle la parte burocrática del Plan Cóndor. El informe no está clasificado como secreto, pero arranca con la advertencia de que incluye “fuentes y métodos sensibles de inteligencia”, código para avisar que no puede ser difundido para no comprometer agentes, fuentes o maneras de robar papeles.

El documento avisa a la Central que los servicios de inteligencia de cinco países y “hasta cierta medida Brasil” firmaron en septiembre de 1976 un acuerdo de cooperación para “operaciones contra blancos subversivos”. La CIA hace una distinción hasta ahora inédita en la mecánica del Plan Cóndor al afirmar que “Cóndor” es el nombre del pacto de cooperación, que en la práctica se llama “Operación Teseo”

Los agentes de la CIA en Argentina que redactaron el Reporte afirman haber visto una copia del acta original, que arranca con un párrafo titulado “Reglamento de Teseo, Centro de Operaciones”. El primer tema es definir la misión, lo que consiste en identificar blancos “de acuerdo con los pedidos presentados por los participantes, y asignar oportunidades y prioridades”. El Centro de Operaciones tiene que instruir a los “equipos de inteligencia y de operaciones”, los primeros encargados de ubicar e identificar a los blancos y los segundos de matarlos y escapar.

A la manera militar, el Centro tiene la responsabilidad de administrar los recursos humanos y materiales de cada operación, instruir a los servicios de cada país sobre qué colaboración tiene que prestar y recordarles que según lo pactado, los servicios extranjeros deben dar prioridad a los requerimientos de la Operación Teseo.

Organigrama

Operación Teseo tiene base en Buenos Aires, designado como Cóndor 1 en la jerga interna. El Centro de Operaciones es formado por representantes permanentes de los servicios de inteligencia de los países participantes. A las órdenes de este Centro se colocan equipos de inteligencia y de operaciones, “formados por personal de los países miembros”, y equipos de reserva por si las cosas se complican. Estos equipos tienen prohibido visitar el Centro de Operaciones a menos que reciban órdenes específicas de hacerlo.

Según el documento, “el número mínimo de agentes provisto por cada servicio participante será, en lo posible, de cuatro personas, con una mujer a ser incluida eventualmente. Cada país tendrá un equipo similar en reserva, listo a cubrir cualquier eventualidad”.

Los viáticos

El Centro de Operaciones en Argentina es el encargado de administrar los fondos de la Operación Teseo, y el encargado de recibir las liquidaciones de gastos de cada grupo de tareas. Cada país participante puso una cuota de diez mil dólares para arrancar la Operación y aceptó aportar una cifra similar al final de cada operativo, “en un plazo no mayor de quince días”. 

Por fuera de estos gastos operativos, el Cóndor es como un club en el que cada país paga una cuota de doscientos dólares por mes “que vence el treinta de cada mes”. Esta modesta cifra es para “cubrir gastos de funcionamiento y mantenimiento del Centro de Operaciones”. 

Pero tanta modestia económica se contradice con los gastos operativos previstos en el mismo reglamento. Los grupos de tareas en el extranjero reciben un viático estimado en 3500 dólares “por día y por persona, más una cifra fija de mil dólares para ropa”. Todos estos gastos deben ser presentados a la central por los jefes de grupo, para que sean aprobados por los miembros participantes. Si no hay objeción, cada representante permanente tiene el deber de comunicarse con su gobierno para cubrir los fondos del Centro de Operaciones.

Por cuerda separada, los agentes recibían equipamiento del Centro de Operaciones o, de no ser posible, de los servicios de inteligencia locales. Esto incluía armas, municiones, explosivos, documentos, ropa, equipos electrónicos y de comunicaciones, y “miscelánea”. 

Organización

Los “equipos de trabajo”, como llaman los de la CIA a los grupos de tareas, “serán formados por miembros de uno o más servicios de acuerdo a su experiencia, calificaciones personales y características del blanco”. El Centro de Operaciones determina un blanco a eliminar y el momento de hacerlo. Tomada la decisión, los equipos de inteligencia tienen la tarea de “identificar al blanco, localizarlo, seguirlo, comunicarse con el Centro de Operaciones y retirarse”. Un miembro del equipo de inteligencia y sólo uno puede hacer contacto con el equipo de operaciones. Ese agente tiene que asegurarse de que la información llegue a los operativos y mostrarles el blanco, y luego retirarse de la escena.

El equipo de operaciones tiene que “ejecutar al blanco” cumpliendo tres pasos: “A, interceptar el blanco, B, cumplir la operación y, C, escapar”. Por razones de seguridad operativa, los miembros de cada equipo no pueden conocer a los del otro. Los únicos que hablan son los jefes de cada grupo de tareas.

Las embajadas

Operación Teseo cuenta con una red propia de comunicaciones llamada Condortel, para manejar todo tráfico entre el Centro de Operaciones y los servicios de los países participantes. De ser necesario, se hablará por teléfono, con la llamada a cargo de la central en Buenos Aires.

Pero si es necesario mandar documentos, papeles de cualquier tipo, se determina que se usará “la valija diplomática” de las respectivas embajadas, o enviados especiales que conozcan las medidas de seguridad necesarias.

Una democracia

El capítulo final del documento de la CIA indica que el Centro de Operaciones de Teseo se toma dos horas para el almuerzo, ya que opera de 9.30 a 12.30 y de 14.30 a 19.30. Sólo si hay una operación marcha se estiran los horarios nombrando un “oficial de turno noche”, rotando la nacionalidad entre los miembros permanentes. Burocráticamente, se establece que el alojamiento, comidas y transporte de este oficial serán pagos por el Centro de Operaciones.

Y aquí aparece una sorpresa, justo al final: el Cóndor funcionaba como una democracia interna donde se votaba entre iguales. Al elegir los blancos, explica el documento de la CIA, “cada representante presenta su selección de un blanco en la forma de una propuesta. La selección final de un blanco será por votación y se determinará por mayoría simple. En caso de desacuerdo, se hace un acta del debate que será firmada por los respectivos representantes y enviada a los servicios correspondientes para su información”.

La expansión

Mientras la CIA conseguía los documentos fundacionales y organizativos del Cóndor, la Oficina de Inteligencia e Investigaciones del Departamento de Estado circulaba sus análisis de la coordinación en el Cono Sur. En un informe fechado el seis de octubre de 1977, que ahora se difunde sin faltantes ni tachaduras, los diplomáticos especulan sobre la posible formación de un bloque sudamericano a partir de la coordinación de inteligencia. Acertadamente, descartan la posibilidad por las “enemistades preexistentes” y porque Brasil no muestra mayor entusiasmo por la idea y prefiere invertir en esfuerzos propios de propaganda internacional. 

Pero en el texto aparece un tema nuevo, el de la idea de abrir oficinas operativas del Plan Cóndor en Estados Unidos y Europa Occidental. La misión de estas oficinas será la de “encarar el asesinato de supuestos opositores subversivos de los gobiernos participantes (en el Cóndor) que viven en Europa Occidental”. Según los diplomáticos, los tres países “más entusiasmados” con la idea son Chile, Uruguay y Argentina, por la actividad de sus respectivos exiliados. Brasil, dice el análisis, no está interesado y rechazó la idea. Según el Departamento de Estado, los brasileños no quieren pagar el costo político de que se conozca semejante operación ni tener socios como la notoria DINA chilena. 

Los países interesados en operar en Europa lo hicieron a través de sus embajadas, creando estructuras de inteligencia notorias, como la argentina en París. 

 

Algunas Referencias de OPERACIÓN TESEO

 

En total se entregaron más de 50 mil páginas entre las que figuran comunicaciones entre la embajada y el Departamento de Estado. La cuarta y última se hizo este viernes en Washington DC.Se trata de la mayor desclasificación hecha en la historia de ese país y está compuesta por 45 mil páginas que incluyen material aportado por el Departamento de Estado y por 14 agencias de seguridad e inteligencia como el FBI, la CIA y la que depende del Pentágono. Los cables aportan información concreta que será útil para el avance de los procesos judiciales y también dan cuenta de la visión y la información que los funcionarios de Estados Unidos tenían acerca de lo que pasada durante la última dictadura argentina, así como de las internas entre las distintas facciones de las Juntas militares.

Varios de los papeles entregados ayer revelan parte de la trama del terrorismo de Estado que a nivel regional se denominó Plan Cóndor.  “Ahora, es necesario que el Estado argentino procese la información para aportar a la reconstrucción de la verdad y a las investigaciones judiciales en curso”, sostuvieron el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) y la alianza Memoria Abierta, dos de las organizaciones impulsoras del pedido.

El contenido

Una primera lectura de los documentos realizada por el National Security Archive, de la Universidad George Washington, permite advertir que hay datos concretos que servirán como prueba en los juicios que se están llevando a cabo. Por ejemplo:
 

1 ) Uno de los nuevos documentos desclasificados (fecha 26 de octubre de 1975) demuestran que Marcos Osatinsky fue secuestrado por la policía de Córdoba. El agregado legal en Buenos Aires, Robert Scherrer, reporta la detención y ejecución del líder de Montoneros, Marcos Osatinsky. El cable informa que Osatinsky fue arrestado y torturado por las fuerzas de seguridad del entonces gobernador Raúl Lacabanne y que las autoridades “escenificaron” su muerte, para que parezca que fue asesinado cuando intentaban rescatar a un agente supuestamente secuestrado por Montoneros. Para esconder la evidencia de los abusos, el personal de seguridad de Lacabanne secuestró el coche fúnebre que transportaba el cuerpo de Osatinsky desde Córdoba hacia Tucumán. “El objetivo era evitar que se realizara una autopsia”, dice el informe.

2) Otro documento del 24 de julio de 1976 informa que el propósito del Plan Cóndor era “eliminar los líderes terroristas de América Latina”. 3 de diciembre de 1976. La CIA reporta que “comandantes militares poderosos”, como el jefe del I Cuerpo del Ejército Guillermo Suárez Mason y el comandante de Campo de Mayo, General Santiago Omar Riveros, junto con la cabeza de la Policía Provincial de Buenos Aires (PPBA), coincidieron en que “es tiempo de dejar de ser tan suaves con los terroristas en el país y comenzar una guerra total contra ellos”. Desde la PPBA fueron más lejos: “Hasta nuevo aviso, no queremos prisioneros para el interrogatorio, sólo cadáveres”, sostuvieron, según el documento desclasificado

3) Otro documento secreto del 13 de agosto de 1976, afirma que por petición del Departamento de Estado para discutir la “Operación cóndor”, el señor Ryan afirmó en esa reunión que las implicaciones de esta operación (OP), aunque beneficiarían los intereses del país, podrían tener implicaciones condenables sobre el plan de asesinar líderes sociales en América latina. El documento también menciona sobre el peligro de los efectos negativos en posibles pedidos de prestamos financieros por parte del gobierno de Argentina si se dieran a conocer estos informes de asesinatos.

4) El documento fechado el 28 de setiembre de 1976 reconoce que la Operación Cóndor (que incluye a Brasil, Uruguay, Argentina, Chile, Bolivia y Paraguay)  “tiene su centro en Chile” y su objetivo es combatir el “terrorismo marxista” (obviamente, con toda la fuerza del terrorismo de Estado). El documento menciona la posibilidad de establecer células en Europa y especula sobre la posibilidad de que el atentado (terrorista) del coche bomba que asesinó a Orlando Letelier en 1976, y su secretaria en Washington haya sido planeado por los miembros de la Operación Cóndor. (Hoy sabemos que fue realizado por esta mafia de generales latinoamericanos en colaboración con varios conocidos miembros del exilio cubano en Miami, alguno de ellos procesados más de diez años después, en los 90s, y enviados a la cárcel en Estados Unidos por esta y otros atentados terroristas).

5) El documento fechado el 9 de marzo de 1976, confirma que los funcionarios de la embajada cubana Jesús Cejas Arias y Crensecio Galanena Hernández fueron secuestrados por fuerzas de la seguridad argentina, asesinados y arrojados al rio Lujan con barriles de cemento. Los cuerpos fueron recuperados por miembros voluntarios de los bomberos, pero no pudieron ser identificados, al igual que otras víctimas de la SIDE.

6) Un cable del 3 de diciembre de 1976 informa sobre el malestar de los generales argentinos ante la crítica sobre la estrategia “blanda” de su actuación. El general Suarez Mason criticó también estas políticas demasiado débiles para luchar contra el terrorismo.

7) 16 de febrero de 1977. Los países participantes de Operación Cóndor se ponen de acuerdo para actuar en Francia para eliminar disidentes, cuya operación se llamó “Teseo”. Luego de un período de entrenamiento, un equipo de elite fue enviado a Francia, aunque la CIA no tenía información verificable si este equipo había sido enviado a Francia o no.

8) 15 de mayo de 1977: Los generales argentinos se quejan de no recibir igual trato por parte del nuevo departamento de Estado en su informe al congreso de Estados Unidos, notando que el gobierno de Israel ejercía la misma violencia contra los “terroristas árabes” que la usada por los militares argentinos durante la dictadura.

9) 16 de agosto de 1977. La CIA obtiene el acuerdo entre los países integrantes del Plan Cóndor, con detalles sobre el financiamiento, la dotación de personal (donde recomiendan la inclusión de al menos una mujer, la logística), el entrenamiento y la selección de objetivos del escuadrón de la muerte “Teseo” para asesinar “subversivos” en el exterior. El cable detalla que la base de operaciones de “Teseo” será instalada en la Argentina y que cada país miembro deberá donar “$10,000 para costos operativos”. Los gastos para los agentes de las “misiones de asesinato” se estiman en $3500 por persona, por 10 días, más “un adicional de $1000 por única vez para el abastecimiento de ropa”.

10) 8 de setiembre de 1977: Secuestro y asesinato del embajador de Argentina en Venezuela Héctor Hidalgo Sola a manos de un grupo de la SIDE. El único propósito de este secuestro fue demandar dinero de la familia de Sola.

11) 7 de abril de 1978: La CIA, los servicios secretos de Francia y de Inglaterra discuten planes para establecer otra organización similar al Plan Cóndor luego de visitar una de sus oficinas en Buenos Aires en setiembre de 1977.21 de julio de 1978. El resumen del Departamento de Estado sobre violaciones de derechos humanos en Argentina cita la tortura de un psicólogo, confinado a una silla de ruedas debido a la polio, que fue “interrogado con picana eléctrica con el único propósito de obtener información sobre uno de sus pacientes”. El mismo informe revela que los militares argentinos utilizaron inyecciones de un potente anestésico, Ketalar, en las víctimas capturadas que luego fueron “eliminadas en los ríos o en el océano”.

12) 12 de abril de 1979: confirmación de la ejecución del líder montonero Norberto Habegger El informe de la CIA revela que el líder Montonero Norberto Habbeger, desaparecido en Brasil en 1978, “fue ejecutado a fines de noviembre o principios de diciembre de 1978 por orden del Jefe de la sección de contrainteligencia del Servicio de Inteligencia del Ejército Argentino (SIE)”

13)  21 de mayo de 1983: Ejecución de “nueve subversivos”.Este documento informa que, solo unos meses antes de la transición a la presidencia democrática de Raúl Alfonsín a fines de 1983, el aparato de seguridad continuó con su programa de asesinatos. Utilizando eufemismos para la tortura, el informe indica: “A principios de abril, seis o siete fueron detenidos y ampliamente interrogados. Luego fueron asesinados”. Además, el cable señala que la información obtenida en esa operación “llevó a la captura de Raúl Yaeger, quien después de ser interrogado, fue asesinado en un tiroteo organizado en Córdoba el 30 de abril”.

14) 27 de julio de 1985: desaparición de dos miembros de la embajada de Cuba (Jesús Cejas, Cresencio Galamena, etc.) en 1976. Aníbal Gordon, “un miembro de la extrema derecha argentina” estuvo en el interrogatorio de las víctimas en “El Jardín” (Automotores Orletti).

“Por el volumen de la documentación, advertimos que se requieren importantes recursos para procesarla y personas capacitadas e informadas sobre la historia argentina a fin de poder extraer información que contribuya al avance de las investigaciones judiciales por crímenes de lesa humanidad en curso”, manifestaron desde el CELS y Memoria Abierta en un comunicado conjunto. En ese sentido, exhortaron al Estado argentino a que “contribuya en estos aspectos para que la desclasificación permita fortalecer el proceso de memoria, verdad y justicia”.

El escrito de las organizaciones puede leerse como un recordatorio de que esta entrega histórica de material desclasificado, que recibieron ayer en Estados Unidos el ministro de Justicia, Germán Garavano y el embajador argentino Fernando Oris de Roa,  se inició por el reclamo sostenido de los organismos de derechos humanos.

La primera desclasificación, llevada adelante en 2002, implicó la apertura de 4677 cables y otros documentos que mostraban que funcionarios estadounidenses estimularon la represión. El ex presidente Barack Obama inició una segunda, de más de mil páginas, que fueron publicadas en 2016. La desclasificación de ayer es la etapa final de una iniciativa emprendida por el gobierno de Estados Unidos de publicar los archivos relativos a las violaciones de los derechos humanos ocurridas en Argentina entre 1975 y 1984 y, además de aportar información útil para el avance de los casos, revela información clave para comprender el funcionamiento del terrorismo de Estado a nivel regional.


Proceso de apelación contra los responsables de la Operación Cóndor en Roma expone GALIANI

En La próxima audiencia que  está convocada para el lunes  15 de abril a las 9.00 hs, en la apelación del juicio por el Plan Cóndor que se lleva a cabo en Roma el abogado Fabio Maria Galiani hará una exposición   completa Este abogado de Uruguay durante la primera instancia de la contienda, ahora representa a algunos familiares; buscó  siempre evidenciar su aporte durante el juicio y cuestionó la sentencia, ya que, en su opinión,cae en el error de considerar a Jorge Néstor Tróccoli y el FUSNA (Fusileros Navales) marginales en los operativos de represión  En su momento preguntamos No existió un antes de Troccoli y Larcebeau ¿? , no hubo otros mandos y subordinados, operativos en Argentina ¿? …. De ahí la importancia  sobre el papel central del FUSNA, S2 y de Troccoli en particular.

 

 Cuándo comenzó ??



Lo que luego se llamó Operación Cóndor fue gestado por Perón al calor del golpe en Chile y pronto obtuvo el apoyo de las dictaduras del Cono Sur.

Los primeros secuestros fueron a principios de 1974 en el área rioplatense. Mucho más tarde recibió el aval y el aplauso de EEUU.

Juan del Sur


Comunicate